jueves, 20 de octubre de 2011

Villa Madero durante la Argentina Moderna (1880-1916)



Las elecciones de 1880 consagraron como Presidente de la Nación Argentina a Julio Argentino Roca y como vicepresidente a Francisco B. Madero. Este periodo tuvo un sello inconfundible: el del liberalismo de la generación del 80, que proveyó al país de brillantes intelectuales y dirigentes de una coherencia poco común en su pensamiento y acción, tanto que puede reconocerse fácilmente la existencia de un proyecto de país. Pero muchos sectores se opusieron a este proyecto, ya que el mismo implicaba, entre otras cosas, el monopolio del poder por parte de una elite, la cual lo utilizaba en su exclusivo provecho.

Muchos historiadores llaman a este periodo “La Argentina Moderna”, por las grandes transformaciones políticas, económicas y sociales que se produjeron. Una de estas transformaciones fue justamente el traslado del Matadero municipal, de la zona de Parque de los Patricios a su actual ubicación (lejos de los centros poblados en aquel entonces).

Este traslado, trajo aparejada automáticamente, la instalación de fábricas de sebo y curtiembres que se trasladaron de un punto al otro, por lo que se debieron lotear las tierras de las zonas adyacentes, lo que dio lugar a la instalación de pobladores seducidos por los económicos loteos, sus facilidades de pago y la numerosa fuente de trabajo.

“Se trata de la mudanza de toda la población arraigada en el vastísimo contorno de los corrales viejos” [1]

Fue así como se conformaron las poblaciones de Nueva Chicago (actual barrio de Mataderos), Villa Insuperable y Villa Las Fabricas (actual Villa Madero).

Sabiendo que fue la instalación del matadero municipal el verdadero impulsor de estas poblaciones, nos preguntamos: ¿Idea de quien fue instalar los mataderos su actual ubicación?

Según el historiador Ofelio Vecchio: “En realidad no se sabe exactamente a quien se le ocurrió justamente nombrar esta zona, la intersección de las actuales calles Lisandro de la Torre y Av. De los Corrales; aparentemente habría sido el mismo General Roca[2]

Si bien no existen documentos que lo avalen, es mucho más probable que haya sido el vicepresidente (Francisco B. Madero) quien haya sugerido dicha ubicación, ya que sus propiedades muy cercanas a ésta, habían sido loteadas y vendidas apenas se realizo dicha mudanza, logrando Madero realizar un negocio inmobiliario importante. La familia Madero ya habría utilizado sus influencias políticas para aprovechar sus negocios familiares, y eso lo podemos analizar, comparando el mapa de propiedad de las tierras de dicha familia, y el recorrido del ferrocarril (Francisco B. Madero fue director del Ferrocarril del Oeste y participó en mucha de las desiciones de esta empresa). Podemos leer en la carta que Francisco B. Madero le envió a su hijo el Dr. Ernesto Madero, el 19 de enero de 1880, en la que discuten el posible lugar de instalación de la estación de trenes de Maipú:

“Matías hijo (Ramos Mejia) me habló de la estación Maipú demostrándome ingenuidad que le creo, que nos conviene más que se sitúe al Oeste que al Este de la plaza. Porque tenemos más terrenos vendibles, no se si encuentras exacta esta opinión. La verdad que la colocarán en el lugar que más le convenga a la empresa si se la dejan a elección”[3]

Es entendible a simple vista que tanto la Familia Madero, como los Ramos Mejia (emparentados estos por lazos familiares y que poseían acciones y puestos laborales dentro de la empresa ferroviaria) influían en las decisiones a su entero provecho comercial.

Pero haya sido o no idea de Francisco B. Madero, luego de la instalación de los mataderos, sus tierras comienzan a lotearse y tanto él como sus hijos dan distinto fin a la utilización de su parcela: unos utilizan su fracción para explotarla comercialmente (los hornos de ladrillo del Dr. Ernesto Madero en los que hoy es Villa Celina por ejemplo) y otros venden y lotean las mismas dando lugar así, entre 1896 y 1900, el asentamiento en la zona de los primeros habitantes de origen criollo.

“En el partido de la Matanza, entre 1895 y 1904 surgieron varias villas: Villa Las Fabricas (o Villa circunvalación), Villa Industriales, Villa Insuperable, etc.”[4]

El motivo de su asentamiento fue la cercanía al Matadero, pero poco a poco la instalación de hornos de ladrillo, fábricas de sebo, curtiembres, como así pequeños campos de crianza de animales y cultivo, hacen que el pueblo vaya naciendo de a poco y espontáneamente, sin ningún tipo de diagramación urbana, teniendo como base las vías del ferrocarril que va al Matadero, y conformándose la calle Paunero como vía principal y centro cívico del naciente barrio, que seria conocido de ahora en más como “Villa Las Fabricas”. Nombre que tomaría por las instalaciones fabriles de sebo, jabón, huesos y derivados que se encontraban en la zona., y las actividades económicas anexas como: reseros, faenadores de carne, achureros, carniceros, etc. Es así como de a poco los pobladores se fueron instalando, y creció tanto el número de familias que, en 1905 fue necesario la instalación de una escuela: la numero 9. Fue creada por decreto del Director General Don Manuel Bahía, el 26 de mayo de 1905, pero comenzó a funcionar el 1 de junio de ese mismo año en la casa del Sr. Roque Ferreira[5] (Comisario y comerciante de Villa las Fabricas), sobre la actual Av. General Paz. Su primera directora fue la Sra. Clara García de Albino (que ocupó su cargo hasta 1918), y sus primeros alumnos fueron:

Primer Grado: Ángela Torres, Alfredo Roldan, Arturo Mauriño, Cristina Parella, Dolores Nulte, Enrique Save, Ernesto Save, Estanislada Jaimes, Eduardo Valdez, Juana Fernández, Juana Silva, Juan Calero, Juan Torres, José Gómez, José Pereyra, Luís Moledo, Martiniano Sartori, Maria Gutiérrez, Melchor Pereyra, Maria Serrato, Natalio Rogmanini, Paula Elgarrista, Roque Ferreira, Olimpia Gómez, Pedro González, Pedro Nultes, Pedro Elgarrista, Roberto Majan, Roberto Bejarano, Ramón Elgarrista, Rosario Nessi, Sevillano Silva, Teresa Calero, Vicente Villar, Zulema Majan.

Segundo Grado: Andrés Valdez, Ángela Calero, Ana Fernández, Dolores Ferrin, Encarnación Silva, Ignacia Moledo, Jorge Roldan, Juan Pereyra, Leonor Nessi, Maria M. Gómez, Pedro Villar.

Luego se trasladó a su actual ubicación, en una casa de madera y chapa, de solo dos ambientes, sita en Pedernera 1300.

“Era una casa de chapa y tenia 2 habitaciones nada más, y en esas dos habitaciones se daba primero y segundo y tercero y cuarto”[6]

Hasta la llegada del ferrocarril, eran las carretas o carretones tirados por caballos y bueyes los medios de transporte. El ganado, por el contrario, era arriado a pie por lo que hoy seria la Av. Crovara (antes conocida como camino de las tropas) y la Av. Gral. Paz.

Cuenta Ismael Álvarez:

“Dos troperos de estos carretones estaban establecidos en nuestra Villa, uno de la familia Ferrin, esto en Talcahuano entre Álvarez y Erescano, el otro vecino González, en la calle Álvarez y Constituyentes, tenían dos o tres carretas cada uno”.[7]

“Tenían un rodado muy alto, dos metros más o menos, sus paredes altas y muy gruesas, con una vara o larguero en el centro delantero, su nombre real es “lanza”, donde se ataban dos bueyes, una a cada lado, y dos a cuatro mas adelante, según la necesidad de la carga”[8]

Otro de los adelantos que caracterizó a esta época histórica, fue el trazado y construcción del ferrocarril, que dio origen a varios pueblos (entre ellos Tapiales). Entre los año 1906 y 1908 se terminan las obras de instalación de la estación ferroviaria llamada: “Estación Boulevard Circunvalación”, nombre que tomaba por la cercanía a esta arteria (hoy Av. General Paz), en cuyas tierras anexas se realiza un nuevo loteo, esta vez realizado por la empresa inmobiliaria “La Franco Argentina”, también propietaria del ferrocarril. Este nuevo loteo, dio origen a un nuevo barrio que tomaría el nombre de la estación férrea: “Villa Circunvalación”.

Cuenta Ismael Álvarez:

“Villa Las Fabricas y Villa Circunvalación estaban separadas por un alfalfar ubicado entre las calles Pedernera y Primera Junta, dos cuadras de ancho. Estos dos barrios se comunicaban entre si por un pasadizo de un metro de ancho aproximadamente, con molinetes en cada punta para evitar que pasaran los caballos que siempre andaban sueltos”[9]

En 1907 llega a la zona el Sr. Florentino Del Bene, quien instala a unas cuadras de la actual Av. General Paz una fábrica de sebo, por lo cual él mismo transportaba con su carro la materia prima desde los mataderos. En aquel entonces Florentino estaba asociado a Francisco Sánchez[10]. Este modesto emprendimiento, lograría transformarse con los años en la fabrica Jabón Federal (ver capitulo 11).

En 1910 el gobierno nacional se prepara para el festejo del centenario de la revolución de mayo, para lo cual la elite dirigente debía mostrar cuan adelantado y maduro estaba nuestro país a un siglo de su “nacimiento”. Entre los numerosos actos conmemorativos, el Barón de Marchi, hijo político de Julio A. Roca, contrató a aviadores franceses para que realizaran hazañas aéreas en el aeródromo de Lugano (el primero con que contó nuestro país). Uno de los aviadores invitados, el Sr. Emilio Aubrun, quien fuera maestro de Jorge Newery, en amistad con el Dr. Ernesto Madero, realizó el primer vuelo nocturno a nivel mundial, desde el aeródromo de Villa Lugano, hasta la casa del Dr. Madero conocida como Villa Bungalow (en lo que hoy es Villa Celina).[11]

[12]

Para el año 1912 la estación de trenes todavía se llamaba “Estación B. Circunvalación”, y su jefe de estación era en ese entonces el Sr. José Maria Porto.

Según consta en una publicación de ferrocarriles de 1912, las poblaciones de “Villa las Fábricas”, “Villa del Prado”[13] (zona que conforma las adyacencias de la actual estación Marinos del Forunier) y “Villa Circunvalación”, comprendían en ese entonces unas 300 casas que poseían una población estimada en 1500 habitantes aproximadamente.

Las calles mas transitadas estaban alumbradas con lámparas sistema “Kitson”.

Pobladores:

Escuela Nro. 9 Directora: Clara García de Alvino.

Almacenes, tiendas y ferretería:

Arnil, Serafín, Colombo J., Ferreira Roque (que fue el comisario), Oppizi Juan, Ordoñez Epifanio, Pérez J. V.

Chancheria

Bejarano J.

Constructores

Álvarez J., Ciocali N., Fioravanti Jilardi, Jacuzzi A., Sala Restituto

Corralón de Madera y fierro

Brunello Hermanos

Curtiembre

Salles Juan

Deposito de pasto y cereales

Urreztarazu J y CIA

Fabrica de muebles

Brunello Hermanos

Fabrica de ladrillos

Camerano y S.A., Carrara F. y CIA., Imperiali J., López A., Pitaluga y CIA.

Fabricas de Sebo

Gorlero Juan[14], Sánchez Francisco y CIA., Villeri Juan Carlos.

Hojalatería

Esquerro Gumersindo

Panaderías

Repetto A., Sartori R.

Partera

Calvagno Elena

Actividad Agraria:

Porcinos: 500 animales

Alfalfa: 50 cuadras sembradas

Del loteo de la parcela de tierras que le correspondió al Dr. Ernesto Madero, surge una pequeña población denominada “Villa Madero”, en honor al dueño de dicha parcela. Este pequeño pueblo, que poseía a la actual Av. Chilavert como calle principal, y estaba delimitado por las calles Av. General Paz, Stranford, Chilavert y Olavarria, enfrentaba a una población de aparición posterior denominada Villa Celina[15].

El 23 de noviembre de 1913 se le cambia el nombre a la estación de ferrocarriles por el de “Estación Villa Madero”[16]. Este cambio se debió a un petitorio de los descendientes de la familia Madero, y se realizó en honor a Don Francisco Bernabé Madero, dueño las tierras.

Frente a la estación de trenes, sobre la calle la Bajada instala el Sr. Velarmino Vega, un salón almacén, en el cual despachaba comestibles, había dos billares, una peluquería y un bar. Este almacén abría a las 5 am de la mañana, y atendía a los pasajeros que utilizaban la estación de trenes, único medio de la época.

Nos contaba Lili Vega, hija de Belarmino:

“Mi mamá era corajuda, era hija de Vasco Español. Se levantaba a las cinco de la mañana a despachar cigarrillos y alguna copita (tenia almacén), y mas de una vez le costaba trabajo levantar la persiana, y cuando la levantaba le caía un muerto con la cabeza hacia dentro”[17]

Aparte del tren y las carretas, van apareciendo los breques. Primero tirados a caballo, más adelante a motor. Este medio de transporte servia para trasladar a la gente del lugar hasta Tapiales o Villa Celina, y se utilizaban para el traslado de enfermos, o para acercar a los maestros desde la estación hasta sus respectivas escuelas, ya que en épocas de invierno, el barro y el frío hacían intransitable este paraje rural.

“El breque era un carruaje ligero de cuatro ruedas con un pescante para el conductor y en la parte trasera dos filas de asientos en los costados, con una carpita de lona como techo”.[18]

En 1913 se instala gracias a la donacion de don Luciano Manini, propietario de varias tierras de la zona, y colaborador con la naciente población, la escuela numero 13.

Podemos leer en el libro de oro de dicha institución”

“Se inicia el 11 de abril de 1913[19] con veintitrés alumnos, en el pueblo denominado Villa Circunvalación, en las calles Naposta y Cañuelas (hoy Talcahuano y Caaguazu).”[20]

Su primera directora fue la Sra. Maria Magdalena de Di Diari Rueda, quien ejerce su función hasta 1917. En la nómina de sus primeros alumnos podemos encontrar a:

Primer Grado:

Ayr Guillermo, Carrara Guillermo, Carrara Adela, Cernadas José, Díaz Rosario, Díaz Ramón, Díaz Miguel, Ezquerro Carmen, Faucaut Marcela, García Mauro, Iode Ricardo, Ianone Atilio, Ianone Ricardo, Ianone Luisa, Yenin Máximo, Jiménez Antonio, Letcher Alberto, Letcher Pedro, Molinari Santiago, Moreno Juan Carlos, Ordoñez Elidea, Palacios Ángela, Puentes Inocencia, Pereyra Maria Luisa, Castex Emma, Reyes Cristina, Reyes Juana, Reyes Manuel, Sánchez Luís y Zinutti Palmira.

Segundo Grado:

Díaz Josefa, Ezquerro Carolina, Ezquerro Saturnina, García Generosa, García Leonardo, Gutiérrez Manuel, Gutiérrez Vicente, Iacle Humberto, Jiménez Diego, Yenin Carlos, Montes José, Letcher Eduardo, Palacios Herminia, Sánchez Antonio y Zainutti Amario.

Eran tantas las necesidades del recién nacido pueblo, que el 1 de junio de 1915, se nombra a una comisión provisional compuesta por:

Presidente: Miguel Aher

Secretario: Manuel Gómez

Tesorero: Alfredo Pena

Vocales: Antonio Gómez, Gesulfo Iacuzzi y José Alonso

Quienes se ocupan de organizar una institución, que luego de varios cambios de nombre se transformaría en la Sociedad de Fomento y Cultura de Villa Madero.



[1] Revista Caras y Caretas, Numero 77, Año III, del 24 de marzo de 1900.

[2] Vecchio Ofelio, “Recorriendo Mataderos”, Tomo I, Edición del autor, Buenos Aires,

[3] Barbieri Juan José, “Maipú, por tus primeros cien años”, Edición del autor, 1978.

[4] Vapñarsky Cesar, “La Aglomeración gran Buenos Aires, expansión espacial y crecimiento demográfico entre 1869 y 1991”, Eudeba, Buenos Aires, 2000.

[5] Impreso 100 aniversario escuela Nro 9.

[6] Entrevista del autor a América Mármol, realizada el 14 de junio de 1999.

[7] Álvarez Ismael, “De las carretas al ferrocarril, de Villa Circunvalación a Villa Madero 1900”, Edición del autor, Villa Madero, 1999.

[8] Ídem.

[9] Entrevista realizada por el autor a Ismael Álvarez en 1998.

[10] Boletín Informativo Federal Nro. 10 Septiembre Octubre 1976.

[11] Biaggini Martín, “El Primer Vuelo Nocturno”, video documental, 10´,

[12] Foto Archivo General de la Nación.

[13] Existió otra población con similar nombre en Aldo Bonzi.

[14] Nota del autor: Los descendientes de Juan Gorlero continúan en la actualidad la misma actividad.

[15] El almacén que se encontraba en la esquina de Av. Chilavert y Álvarez (edificio actualmente en pie), propiedad de la familia Robutti, se denominaba “Las dos Villas”, ya que ese era el limite entre el poblado de Villa Madero (Loteo de Ernesto Madero) y el posterior pueblo de Villa Celina.

[16] Expediente 8419F-1913 Año XXI Numero 5974.

[17] Entrevista del autor a Lili Vega en 1998.

[18] Entrevista del autor a Ismael Álvarez.

[19] “Libro de Oro” de la escuela numero 13, Domingo Faustino Sarmiento de Villa Madero.

[20] Si bien en el libro de oro podemos apreciar esta nomenclatura de las calles, evidentemente se cometió un error, ya que la calle Cañuelas fue en realidad Mariquita Thompsom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada