jueves, 20 de octubre de 2011

Aspectos Geograficos

El actual partido de la Matanza pertenece a la zona que en los tiempos de la conquista se denominaba “campaña”. Lo podríamos denominar como un desierto verde. Estas llanuras, fueron resultado de largos procesos de sedimentación que aún continúan. El basamento (asiento) de la llanura es muy antiguo, ya que está constituido por rocas de origen precámbrico. Este macizo ha sufrido a través del tiempo importantes fracturas originadas por fuerzas internas. Como consecuencia de estas fracturas, algunos bloques ascendieron (como observamos en la provincia de Misiones), y otros descendieron (como es el caso de la zona de Buenos Aires). Estas depresiones sufrieron un importante proceso de acumulación de sedimentos producidos por diferentes agentes: el viento, el mar, los ríos, etc., quienes recubrieron los bloques fracturados con una gruesa capa (en la ciudad de Buenos Aires encontramos 300 metros aproximados de sedimentos). Esta capa de sedimentos, sumado a la humedad del clima, dieron como resultado la formación de suelos ricos en materia orgánica y mineral que favorecieron el asentamiento humano y el desarrollo de distintas actividades económicas: “Cuenta con un clima suave en el que predominan las lluvias, sin embargo sus desagües naturales hacen que su suelo sea sumamente apto para la agricultura y la cría de ganado sobre todo lechero”.[1]

Originariamente, predominaban en la vegetación los grandes pajonales de pastos duros, pero una de las principales características de la región era la falta de árboles y arbustos naturales, por lo que sólo se encontraba a la distancia algún ombú o los escasos bosquecillos de algarrobos, espinillos o talas (Muchos de los árboles que caracterizaron esta zona fueron introducidos por Don Martín José de Altolaguirre, finalizando el siglo XIX).

En cuanto a la fauna encontrábamos zorros, liebres y perdices entre otras especies.

La zona que hoy ocupa Ciudad Madero era una vasta llanura casi ininterrumpida, y con suaves ondulaciones (hoy, quien recorre la Av. Vélez Sarsfield en bicicleta, desde la calle Pedro de Mendoza hasta la Av. Boulogne Sur Mer, puede apreciar la ondulación del terreno) que no superan los 10 o 20 metros sobre el nivel del mar[2].

Estas tierras contaban con aguadas de cursos perezoso, que avanzaban describiendo numerosas curvas (así era también el río Matanza hasta su posterior rectificación), y con el río Matanza (o Riachuelo en la Ciudad de Buenos Aires) como único curso de agua importante, pero rodeado de arroyos y bañados (el lugar que ocupa la estación de servicio de YPF que se ubica en Av. Vélez Sarsfied y Culpina, o el barrio Luís Piedra Buena en el barrio de Lugano, eran pequeñas lagunas o bañados).



[1] “Generalidades del Partido de la Matanza”, Publicación de la Junta de Estudios Históricos, Geográficos y Estadísticos del partido de la Matanza, Carta Informativa Nro. VI, Universidad Nacional de la Matanza, Julio 2003, Directora editorial: Dra. Hilda Noemí Agostino.

[2] Las vías del ferrocarril se encuentran a 22,03 metros sobre el nivel cero del Marcógrafo del Riachuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada