jueves, 20 de octubre de 2011

La familia De Bernabe y Madero



En el año 1363, en el reino de Aragón, el rey de Castilla, don Pedro el Cruel, frente a un poderoso ejercito, invade la comarca de Daroca, enseñoreada por un castillo elevado en Baguena. Era su alcalde Miguel de Bernabé, quien rechazó el primer asalto pese a la inferioridad numérica. Si bien, Don Pedro el Cruel, sedujo a Miguel de Bernabé con grandes promesas, éste nunca se rindió, y tras un exhaustivo ataque, fue quemado dentro del castillo, por el ejercito enemigo. Según la leyenda, por gracia divina, entre las ruinas del castillo incendiado, se encontró el brazo conservado e incorrupto, con las llaves del castillo en mano. De los túneles subterráneos se extrajeron con vida a tres de sus hijos: un varón y dos mujeres, que desde ese entonces fueron apodados “los liberados”.

“Las Cortes Generales de Aragón y su Rey Pedro IV otorgaron en 1372 el privilegio extraordinario a los tres hijos de Miguel de Bernabé, de ser considerados infanzones, (es decir, con el mismo trato que a los descendientes de la Casa Real de Aragón), y que su nobleza pudiera transmitirse por vía femenina”[1]

Por aquélla hazaña, mereció que se concediese hidalguía a sus descendientes por líneas de varón y mujer. En el escudo de armas, que recuerda la valerosa acción de Miguel de Bernabé, vemos el castillo incendiado, del cual sale la mano sosteniendo la llave.

En 1573 nace en Duruelo, España, Don Juan de Bernabé, de quien nace en 1609 Francisco de Bernabé. Este a su vez fue padre de Juan de Bernabé, quien se bautiza en Covaleda el 8 de noviembre de 1639. En la misma localidad, contrae matrimonio el 4 de febrero de 1663 con una niña llamada Ángela Madero. El apellido Madero, oriundo de Portugal, tendría sus orígenes en los bosques e industrias madereras que desde tiempos inmemoriales existían en aquellos lugares[2].

El escudo de armas del matrimonio, consta de dos partes: la primera que pertenece a la familia De Bernabé, presenta un campo de plata con un castillo en llamas del cual emerge un brazo extendido con espada desnuda en su mano, cuya alegoría representa la heroica defensa de un castillo en la guerra entre las Coronas de Castilla y Aragón. Al pie del castillo se ven haces de leña encendidos por los atacantes para incendiarlo y en el brazo que emerge las llaves del mismo que acreditan su custodia. La otra parte del escudo se refiere a la familia Madero y consta de un campo de gules, una media luna de plata con tres estrellas que la circundan, que acreditan su bizarría en la guerra contra los moros y condiciones de distinguida nobleza.

De este matrimonio nace Don José de Bernabé y Madero (primero en usar ambos apellidos). Fue bautizado en Quintanar de la Sierra el 6 de agosto de 1687[3]. Se caso en el Puerto de Santa María, frente a Cádiz, con Doña Margarita Rosa Richard, natural de Marsella.

En el libro de noble linaje que acreditaba su alcurnia familiar dice: “Por orden de Su Majestad Católica, certifico a los que la presente vieren, que de las familias Nobles de España, entre los mas exornados de lustrosas prerrogativas y notorio esplendor, se hallan los ilustres De Bernabé y Madero”.

Don José de Bernabé y Madero falleció el 24 de diciembre de 1763. De sus seis hijos, los tres casados emigraron a América.

Cuando los hermanos de Bernabé y Madero llegaron a Lima, uno de ellos, Don Alejo, casado con Francisca Laviada viajó a México, donde fue el tronco patriarcal de la familia Madero de México, entre cuyos ilustres descendientes figura Francisco Madero, quien fuera presidente de la República Mexicana.

En cambio otro hermano, Don Manuel de Bernabé y Madero, se dirigió a Potosí, y se dedico a los yacimientos de plata, los cuales fueron heredados por su hijo Juan José de Bernabé y Madero, quien se estableció en Buenos Aires para poder manejar mejor sus negocios.

Juan José de Bernabé y Madero no tardo en convertirse en un vecino ilustre de Buenos Aires, lo que le trajo relaciones con personalidades políticas de la época, y su participación en el cabildo de Buenos Aires, le trajo amistades como la de Benardino Rivadavia, Manuel Belgrano.

De su casamiento con Doña Carmen Viaña tuvo cinco hijos de los cuales dos varones: el mayor Don Juan Nepomuceno, nació en Cádiz en 1810, y el menor, Francisco, nació en Buenos Aires en 1816. Las tres mujeres intermedias se casaron con Luca, Jardín, y la menor Francisca, con Don Matías Ramos Mejía.

Don Juan Nepomuceno Madero tuvo tres hijos, entre los que se destaca Eduardo Madero, el mentor del puerto de Buenos Aires. Dicho puerto, hoy en su honor, se llama Puerto Madero.

Don Francisco, toma su primer apellido utilizándolo como segundo nombre, firmando Francisco B. Madero, y se casa con Marta Ramos Mejía.

Es curioso ver como la rama familiar de Bernabé y Madero que se instalara en países Americanos anularan el primer apellido, y tomaran solo el segundo para su uso:

“Francisco de Bernabé y Madero, hijo menor de Don Juan José, lo mismo que su hermano Juan Nepomuceno, suprimió el De Bernabé de su apellido, y solo firmaba Francisco B. Madero”[4]

“Todos sus nietos (los de José de Bernabé y Madero), verían la luz en América, en donde se establecieron los tres hijos casados (Argentina, México y Colombia), y adoptaron definitivamente el apellido Madero, omitiendo el Bernabé de varonil”[5]

Esta enigmática omisión, que sin lugar a dudas tiene motivos arraigados en toda la familia Bernabé (ahora Madero), será trabajo para futuros historiadores.



[1] Benito Vicente de Cuellar, “El linaje de los Bernabé en el Archivo Histórico de la Real Audiencia de Aragón”, en la revista Hidalguía Nro 147, Tomo XXVI, Madrid, 1978. (Extraído de Isidoro J. Ruiz de Moreno, “La estirpe de Madero, los Bernabé y Madero en el Plata”, Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, Buenos Aires, 1990).

[2]Así lo ha expresado Payo de Villasboas en su Nobiliarchuia Portuguesa, en el folio 296 y Bernabé Moreno de Vargas en sus discursos de la Nobleza de España” (Extraído de “Vida y obra de Don Juan Madero de Héctor Adolfo Cordero).

[3] Pleitos de Hidalguía, Cancilleria de Valladolid, Instituto Luís de Salazar y Castro, Escuela de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria.

[4] Madero Guillermo, “La familia Madero en la historia de la evolución Argentina”, Edición del autor, Buenos Aires, 1977.

[5] Isidoro J. Ruiz Moreno, “La estirpe de Madero, los Bernabé y Madero en el Plata”, Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, Buenos Aires, 1990.

1 comentario: